¿Más calvos por culpa de la contaminación?